viernes, 29 de mayo de 2015

Mi segunda lactancia

Mi primera lactancia no fue como había imaginado. Unos quince días después del parto tuve que iniciar la lactancia mixta, y pocos meses después abandoné por completo la lactancia materna para continuar sólo con lactancia artificial. Esta historia la conté con detalle en el post "Nuestra lactancia" que terminaba así: "Hoy, a la distancia, pienso que debí haber hecho las cosas de otra manera. No debí rendirme tan rápido, debí buscar más información, más ayuda, debí haber insistido más, esforzado más por conseguir la lactancia materna con la que tanto había soñado. Si tengo más hijos volveré a intentarlo, y con la información y experiencia con la que cuento ahora espero conseguirlo." Tengo el gusto de contarles que llevo casi tres meses de lactancia materna exclusiva :)

¿Qué hice diferente? Varias cosas que quiero compartir por si pueden ayudar a alguien ;). OJO, no soy experta en lactancia ni mucho menos, todo lo que cuento a continuación está basado en mi experiencia como mamá.

Vía http://siempreformosa.com/
  1. Informarme y resolver todas mis dudas con una asesora de lactancia antes del parto. La primera vez cometí el error de pensar que la lactancia, por ser lo más natural, era sencilla. Leí un poco, escuché lo que dijeron en las clases de preparación al parto, pero no le di mucha importancia pensando que las cosas se darían de forma natural. Desde mi experiencia, los inicios no son tan sencillos y es bueno estar bien informada y conocer las complicaciones que pueden presentarse.
  2. Pedir ayuda al personal de la clínica durante los días que estuve ahí. Quería estar 100% segura de que la postura y el enganche eran correctos, esto es fundamental para una buena lactancia. A veces es difícil conseguir que el recién nacido se enganche bien, y por eso es importante que alguien con experiencia te oriente y ayude. La lactancia NO debe ser dolorosa.
  3. Alimentar a demanda y con mucha frecuencia durante las primeras semanas, ya que a mayor succión mayor producción de leche. Esto puede ser muy demandante y desgastante ya que los recién nacidos necesitan comer muy seguido (hay días en los que sientes que lo único que has hecho es dar de lactar) pero da sus frutos :) Hay que tener paciencia y no frustrarse.  
  4. En línea con el punto anterior, hacer oídos sordos a comentarios del tipo: "Qué, ¿otra vez tiene hambre?", "Pero si acaba de comer" o "¡Te está usando de chupón!". Si el bebé moja varios pañales al día, hace bien sus deposiciones y sube de peso de forma adecuada no hay por qué preocuparse, se está alimentando bien.
  5. Un consejo que me dio la asesora de lactancia: no darle biberón ni ponerle chupón durante las primeras seis semanas, para evitar confusiones.
  6. Tener ayuda para las tareas domésticas y el cuidado de mi hijo mayor. ¡Fundamental! Esto me ha permitido dedicarme casi en exclusiva al bebé durante las primeras semanas.
  7. Aún no ha sido necesario, pero tengo claro que ante cualquier problema consultaré con un especialista en lactancia.
  8. Y finalmente, aunque quizás una de las cosas más importantes, estar relajada. Esto puede resultar complicado, sobretodo cuando eres madre primeriza, pero hay que confiar en nosotras mismas y saber que lo estamos haciendo bien.  
Para terminar comparto un artículo muy interesante que se titula: ¿Qué necesita una mamá que acaba de tener un hijo/a? Este artículo menciona dos aspectos muy importantes: apoyo emocional y ayuda práctica. Ambos son imprescindibles para una buena lactancia ;)

¿Cómo ha sido tu experiencia con la lactancia? ¿Tienes algún consejo adicional que crees importante compartir? ¡Cuéntame!

¡Un abrazo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu visita! Espero volver a verte pronto por aquí :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...